Entre tanto

Él creía, porque ella le dedicaba canciones melosas, la tenía en sus manos, vulgarmente hablando. Entonces dejó de llamar para decir “cómo estás”, o mencionar lo lindo de sus ojos oscuros.

Ella comenzó a intentar cada vez más, a llamar su atención y darle el espacio para que él pudiese ser la mejor versión de sí mismo. No quería llorar. Esperaba paciente, como jamás antes lo fue.

Temía decirle directamente que lo extrañaba, y a él parecía no importarle su lejanía, o las promesas que inició para luego enterrarlas antes de plazo extintivo. Sin añadir más cláusulas por favor.

Así como hay muchas formas de decir te quiero, también hay otras tantas para decir adiós. Y ella escribió todo sobre él y su fin.

Anuncios

2 comentarios sobre “Entre tanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s