Estábamos en aquel sillón, rodeados de almas

¿De almas?

Sentí burbujas, una mirada triste

Ojeras grandes, gritaban, clamaban

Dime qué buscaban tus ojos

Un consuelo, tal vez  

 

Quise ayudarte, tomarte

Y el oscuro reposo de mis olivos perforó

 

Perforó el movimiento de tu miel

Demostrando que tu furia era más que mis ganas, temí

Quisiste huir, deslizarte en el jardín

Alejarme de mi alma y de la tuya

 

¿Qué vemos en lo débil?  Y tomaste mi mano

Para impresionar-(te), busqué la respuesta;

“Dependencia y necesidad

Eso vi, igual que tu”

Entonces, dejé de huir y dejaste de temer

 

Comenzamos a doler.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s